John Anthony Bonina

jab5
“Somos abogados que subieron de manera difícil. Mis sala de espera no tenían muebles provinciales franceses. Ellos tenían bebés en coches llorando comiendo galletas. Nosotros hablamos por estas personas.”
— John Anthony Bonina, New York Times, el Domingo, el 24 de Marzo de 1995.

Los Primeros Años

Todo comenzó hace 35 años con una máquina toda golpiada de escribir manual, encima de un escritorio mohoso de metal en la esquina de un cuarto pequeño en una oficina de leyes de un amigo.

John Anthony Bonina no podía dejar su trabajo de día como un Examinador de Reclamaciones para el Seguro de State Farm, así que el persiguió su sueño por la noche, con muebles de segunda mano.

Su sueño, un bufete de abogados de el que ayudaría a la persona pequeña, empezó en una manera ominosa. Cuándo el último examen terminó en la Universidad de Villanova, John Anthony Bonina supo que era tiempo de volver a Nueva York y seguir su sueño de llegar a ser un abogado. El entró a la facultad de derecho de Brooklyn y completó el curso de tres-año en dos años y medio.

Una parte muy importante de su vida en Villanova estaba volviendo a Nueva York con él Barbara Bonina . La pareja se conoció en Villanova, y cuándo John se fue para Nueva York, ella lo siguió, y continuó su carrera en la investigación del cáncer. Ellos fueron casados mientras él estudió la ley y ella trabajó en Sloan Kettering Conmemorativo.

Una Promesa Personal

Creciendo en un vecindario de clase trabajadora de Brooklyn, John aprendió en una edad temprana que cosas malas con frecuencia le sucede a las personas buenas. El entendió que cuando una persona es herida severamente, tenia el efecto de destruir una familia.

John sabia qué significaba cuando trabajadores decían, “necesitamos más que la compensación de trabajadores, nosotros necesitamos la justicia.” Con asuntos así en mente, él fundó el Comité para un Lugar Seguro de Trabajar, que se ha dedicado a mejorar las condiciones de la seguridad en el lugar de trabajo.

Durante sus días en la facultad de derecho, John vio de primera mano como la negligencia médica podría llegar a una lesión horrible y permanente. Alguien que él quería había llegado a ser ciego por un diagnóstico equivocado. El prometió en ese momento hacer todo lo que él pueda para hacer la vida cómoda para pacientes que fueron lesionados gravemente como resultado de negligencia médica.

Sabiendo que las corporaciones y el establecimiento médico serían representados por los mejores abogados del Nueva York, John desarrolló una estrategia excepcional para hacer la batalla con ellos — él fue a trabajar para compañías de seguros para aprender cómo ellos se defienden a sí mismo en tales casos.

John empezó su instrucción con State Farm, donde él tomó los cursos especiales en Bloomington, Illinois, cubriendo pólizas de seguros y reclamos de obligación de auto. El también fue un abogado de proceso para Empire Mutual en una base de por día en la Ciudad de Nueva York el Tribunal Civil.

Con el tiempo, John Anthony Bonina pudo utilizar la instrucción que el recibió en State Farm para afilar sus habilidades como un investigador y abogado. Y era la exhaustividad de sus investigaciones que proporcionaron la evidencia necesitada para ganar las victorias mayores en ésos años.

El obtuvo su primera oportunidad como un Abogado Litigante de Tribunal Civil cuando una firma mayor de la negligencia quiso que alguien actuara como su abogado de litigio para un demandante que había manejado su coche en el lado equivocado del camino y había sido implicado en un choque directo.

Los ocupantes de ambos coches habían sostenido heridas muy graves. Ningún abogado litigante establecido de Tribunal Supremo aceptaría el caso. John Anthony Bonina dijo, “tomaré una oportunidad y la representare como demandante.”

Cuándo el jurado encontró que la causa del accidente era la negligencia de un pasajero, y no el conductor que él había representado, las firmas establecidas empezaron a darle casos de Tribunal Supremo para juicio.

Al tiempo, él paso el espacio estrecho que el alquiló de un amigo y abrió una oficina pequeña con otros abogados jóvenes. La máquina de escribir manual se reemplazó con el equipo de oficina más nuevo. La firma de John Anthony Bonina fue unas de las primeras en utilizar máquinas de escribir y procesadores de textos electrónicos a llegar al mercado.

john_sr2

Pioneros de La Sala de Tribunal

Este equipo sofisticado era necesario porque la firma empezó acoger casos mas complicados, luchando contra corporaciones mas grande, representado por bufetes de abogados mayores. Bonina se extendió de casos estrictamente en la negligencia de automóvil a otras áreas.

Medical Malpractice attorney – John Anthony Bonina
Las demandas médicas de la negligencia contra médicos no eran muy populares en aquellos tiempos. No muchos abogados manejaban esos casos. John Anthony Bonina estaba entre los pioneros que crearon esa clase de litigación.

Eso es una de las razones por cual caras se viraron cuándo John Anthony Bonina ganó un veredicto de $4 millones para una mujer contra un hospital y el médico en los mid-1970s.

La Llamada telefónica de 20,000 dolares

Alrededor de ese mismo tiempo, válvulas de corazón implantadas por un mundo-famoso médico de Tejas comenzaron a fallar. Estas válvulas del corazón fueron fabricadas por una corporación de California, que nunca había perdido un acto del tribunal.

Cuándo uno de las válvulas de corazón falló y mató a un Estibador de Brooklyn (y otro estaba a punto de fallar en una ama de casa en Long Island), John Anthony Bonina se involucro.

El equipo de Bonina empezó la litigación de a través de los campo, y antes de que terminaran, ellos trataron muchos casos que implicaban dos válvulas defectuosas diferentes de corazón. Bonina él mismo fue designado el Aconsejador Principal de Demandantes Nacional para este litigio complejo.

Cuándo el pleito se archivó, el Eastern District de Nueva York fue elegido como lugar para el juicio. El Juez del Juicio, sin embargo, se preparó para transferir el caso entero a Tejas a menos que el médico renombrado fuera eliminado como un acusado.

Para evitar esta transferencia, Bonina vino a un acuerdo de discontinuar el caso contra el médico, sólo si el no viene a Nueva York para testificar para la defensa en el juicio. El acuerdo fue hecho, se dieron las manos , y fue anotado.

Cuándo la defensa empezó su porción del juicio, el tribunal fue informado que el cirujano cardiólogo de Tejas no vendría personalmente a Nueva York para testificar, pero él testificaría a favor de la defensa por satélite de comunicaciones en una llamada telefónica de larga distancia de la sala de Nueva York al hospital de Tejas.

El médico de Tejas cumplirá con el acuerdo de no venir personalmente a Nueva York, pero dio el testimonio a favor del fabricante de la válvula de corazón, contra sus pacientes, en televisores vía satélite.

Cuándo el médico apareció en la cámara, él estaba vestido en una bata quirúrgica azul pálido, con su hospital como el fondo. Los periodistas se sentaron en cada asiento en la primera fila de la sala.

Esto era la primera vez que testimonio vivo se trajo en una sala vía satélite — con abogados haciendo preguntas en Nueva York, y el testigo que proporciona las respuestas en Tejas, y un jurado observando todo desdoblar en vivo antes sus ojos.

Las Noticias Diarias lo llamaron la llamada telefónica de 20,000 dolares.

Y a pesar del arte dramático, el jurado llamó el fabricante de válvula de corazón negligente — y los encontraron responsable a los demandantes por daños.

Poco después de esta victoria dramática, John Anthony Bonina llegó a ser Consejero Principal para Demandantes Nacional en mas litigios complejo contra el fabricante de una válvula diferente de corazón.

Lo Mejor del lo Mejor

Los clientes de Bonina crecieron en numero, viniendo través de todas las naciones, igual que los abogados que expresaron confianza en su capacidad de ganar los casos mas difíciles imaginables. La confianza pronto fue justificada, cuando el gano contra el segundo fabricante de la válvula del corazón.

Sobre los años, John Anthony Bonina recibió muchas citaciones, distinciones y premios de Congreso, del Senado del Estado de Nueva York, de la Oficina de Presidente del Barrio de Brooklyn, y la Asociación de Trial Lawyers del Estado de Nueva York.

El ha compartido su conocimiento y la experiencia con colegas en como una docenas de ocasiones como un conferencista en los asuntos de la continuación de educación legal.

Los veredictos grandes y los artículos periodísticos prominentes no era la única razón John Anthony Bonina gano el respecto de sus pares. Era también las posiciones que el tomo.

Cuándo Becker vs. Schwartz salió en primera plana del New York Times y fue reconocido por los medios como un caso delantero en el asunto del nacimiento injusto, fue aclamado a través de la nación como un precedente importante para los Derechos de Mujeres. Hoy, los estudiantes de leyes alrededor del país estudian este caso como parte de su plan de facultad de derecho.

Semejantemente, Muallem vs. City dio a niños en bicicletas en las aceras el derecho de demandar la Ciudad por condiciones defectuosas, cuando se había negado previamente.

Martindale Hubbell, el servicio nacional de la calificación para abogados, siempre le ha dado a John Anthony Bonina su calificación más alta para la habilidad y la moralidad. Recientemente, ellos idearon una lista de los Mejores de los Mejores. Los profesionales mas estimado en la comunidad legal son listados en el Registro Nacional del Consejo Preeminente. En todo Brooklyn, la cuarta ciudad mas grande de América, allí la única firma de practica del proceso civil nombrada es Bonina y Bonina, P.C.